El gran reto es, pues, cambiar el modelo de mundo en el que vivimos, y la crisis actual es idónea. Asistimos al fin de “un” mundo, y no al fin “del” mundo. Una nueva ciuda-danía, la capacidad social para reinventarnos, el mundo de las ideas, el gusto por vivir las pequeñas cosas, gobiernos que fomenten la formación y la cooperación.

Todo esto pasa por una economía regulada ya que el planeta en el que vivimos permite que 3 personas tengan más ingresos que los 48 países más pobres del mundo. Hemos creado una existencia basada en la fábula del burro, el palo y la zanahoria. La ilusión es el dinero, la riqueza material, el estatus social.

El deseo es mayor que nuestra voluntad; deseamos mostrar más de lo que tenemos. Y esta ilusión no era infinita. Las reglas del juego se han tensado y la burbuja ha explotado. Nuestra aspiración es recuperar ese “ser” y dejar de lado el “tener”: sólo así viviremos mejor en nuestra piel y seremos más felices. Ariane Basaguren para Psychologies
Twitter: https://twitter.com/arianebasaguren