Seis de cada 10 personas sufren cefaleas al menos una vez al mes. Las causas son bien conocidas: la ansiedad, el estrés, trabajar mucho, falta de sueño. Ejercicios de relajación, baños de pies, ejercicio físico nos ayudarán a calmar las cefaleas.

Definición de cefaleas

Por cefaleas entendemos los dolores de cabeza, tanto si duran unos minutos como horas, tanto si son esporádicos o frecuentes. Sus causas son muy diversas y lo realmente importante es encontrar el motivo por el cual nos duele.

El dolor es una sensación clave en nuestro sistema de defensa y alarma; su misión es hacernos conscientes de que algo está pasando en nuestro cuerpo, y que precisamente ese algo puede, o ya lo está haciendo, provocarnos una lesión o enfermedad.

Interpretación emocional de las cefaleas

Es la voz de alarma de que estamos agobiados. A menudo es porque nos obsesionamos con conseguir algo. Otras veces es el hecho de no expresar unos sentimientos, sobre todo los negativos y por eso estamos que no aguantamos más presión en nuestro interior. Parece que vamos a estallar.

Emoción positiva para las cefaleas

Tengo derecho a expresar mis emociones aunque no sean positivas. No es obligatorio tener que aparentar siempre que somos perfectos.

Mi vida es completa aunque, de momento, no tenga o haya conseguido tal cosa. Si es bueno para mi vida, me llegará igualmente en su momento.

Fitoterapia para las cefaleas

Como, en general, las causas de las cefaleas suelen ser una mezcla de estrés, con problemas digestivos lo que haremos será tomar una mezcla de plantas que vayan bien para ambos casos: Melisa, Pasiflora, Boldo, Fumaria, Ginko y Malva.

Nutrición para las cefaleas

Muchas mujeres observarán que sólo tienen cefaleas en los días previos o durante o después de la menstruación. En estos casos habrá que poner un poco de orden a nivel menstrual.

Las perlas de aceite de Onagra, Linaza o de Borraja suelen ayudar muchísimo.

La tensión en las cervicales y los músculos cercanos produce la gran mayoría de los problemas ya que suele impedir un buen riego sanguíneo cerebral.

Dr. Oscar L’Argentiere MP.19178