A veces, la forma de no sentirse pequeño, es rodearse de gente grande.

Siempre que te acuerdes de alguien, házselo saber.

El resultado no siempre depende de nosotros; pero el trabajo para que sea bueno, sí.

El error de pensar que todo lo que has conseguido es solo gracias a ti, no te lleva a conseguir más cosas, sino a terminar más solo.

Cada vez más, parece que mostrar felicidad es más importante que ser feliz.

No inviertas toda la energía en tu trabajo, porque te agotará para lo verdaderamente importante de la vida: tus personas.

El camino para mejorar nuestra comunicación externa, empieza en mejorar nuestra comunicación interna.

Un síntoma de fortaleza: reconocer la debilidad.

Hay personas que te hacen crecer como ser humano. Es sencillo: ¡pégate a ellas! Cualquier motivo será mejor que cualquiera de las excusas.

Saluda siempre como si fuese la primera vez; despídete como si fuese la última.

Cuida a las personas que confían en ti para algo, sea grande o pequeño, porque esa confianza es uno de los bienes más preciados que hay.

Requiere menos esfuerzo conocer a 100 grandes profesionales que sean buenas personas; que trabajar un año para una que no lo sea.

Cuando la gente está bien, no habla mal.

El poder no está relacionado con poder comprar lo que quieras, sino con que nadie te pueda comprar.

Leído por ahi…