El feng shui, como geomancia, comienza a desarrollarse durante la Dinastía Han (200 AC) y llega a su apogeo entre el 900 y el 1400 de nuestra era. Es durante este período que el emperador Cheng Zu traslada la capital del imperio a Beijing y manda a construir la Ciudad Prohibida, un conjunto de palacios destinados al Emperador y su corte, que reflejan en su diseño los principios del Feng shui.

Su superficie es de aproximadamente 7 Ha. (1005m x 758m), está rodeada por murallas de 10m y un foso de 52m de ancho. Se dice que llegó a tener 9999 habitaciones.

El trazado de la Ciudad Prohibida responde a cuatro principios básicos: amurallamiento, orientación, simetría axial y el concepto del Yin y el Yang. En las esquinas de las murallas se levantan torres de vigilancia de tres pisos y en los cuatro puntos cardinales se abren puertas.

La Ciudad se divide simbólicamente en cuatro cuadrantes que representan los puntos cardinales. Las paredes de los jardines se pintaban según la orientación: verde para el Este, rojo para el Sur, blanco para el Oeste, negro para el Sur y amarillo para el centro, de acuerdo con la Teoría de los Cinco Elementos .

Hay también canales de agua artificiales, para cumplir con la regla de que el agua pase frente a los edificios principales. Hay varios pozos de agua dentro del Gugong, todos ellos se acompañan de lucarnas que permite que les llegue luz solar. El agua sin luz era considerada dañina por ser excesivamente Yin y debía equilibrarse con luz solar (Yang). Frente a las puertas del Tai Hedian había dieciocho grandes vasijas metálicas de agua: se decía que protegían al palacio de los incendios.De hecho, en invierno, estas vasijas se calentaban para evitar que el agua se congelara y fuera utilizable en caso de incendio.

El tejado del Tai Hedian, la residencia del Emperador, tiene nueve bordes y diez dragones. Los teja-dos están repletos de animales simbóli-cos: los dragones danzantes simbolizan el equilibrio Yin-Yang y los peces, éxito.

Los elefantes son símbolos de sabiduría; el ave fénix, belleza; los caballos y los leones, vitalidad y fuerza respectivamente. El número de animales en un tejado, sin embargo, nunca excede de doce. La Ciudad Prohibida fue utilizada por 24 emperadores, siendo el último PuYi, que fue expulsado de la misma en 1925 por el gobierno nacionalista, que la convirtió en un museo.