El potasio (K) es el tercer mineral más abundante en nuestro cuerpo y está implicado en la reacción de los nervios, en el trabajo de los músculos y en el mantenimiento saludable de éstos.

Beneficios:

  • Íntimamente relacionado con el sodio y el cloro, desempeña un papel en la mayoría de las funciones vitales. Regula el contenido en agua de las células y su movimiento, impidiendo la fuga.
  • Mantiene el equilibrio ácido-base y junto con el sodio, el potasio regulariza la cantidad y el reparto normal del agua en el organismo.
  • Interviene en la construcción de las proteínas.
  • Incrementa la excitabilidad neuromuscular.
  • En equilibrio con el calcio y el magnesio, contribuye a la regularización de todas las funciones celulares y en especial a la excitabilidad del corazón, del sistema nervioso y de los músculos.
  • Es indispensable para el movimiento del miocardio y activa los sistemas enzimáticos.

Síntomas carenciales:
Los síntomas son la debilidad muscular, parálisis, distensión del estomago, falta de energía en el intestino y en la vesícula biliar con estreñimiento, dolores, intensa fatiga, algunas manifestaciones de insuficiencia cardiaca, baja tensión e irregularidad del pulso (arritmia) y edemas. Los vómitos, diarreas, la toma abusiva de laxantes y diuréticos son factores que pueden provocar un déficit de Potasio.

Donde lo encontramos:
La alimentación normal aporta potasio en cantidad amplia-mente suficientes: de 2 a 4 g /diarios. Por regla general, todo alimento pobre en sodio es rico en potasio. Verduras y frutas frescas “sobre todo en la banana”. Abunda mucho también en las legumbres como lentejas, garbanzos, alubias y en la levadura seca, los frutos secos, el café y el cacao.
Si hace ejercicio, debe vigilar su nivel de potasio ya que se excreta a través del sudor. Una señal es que se ponga el músculo rígido. El desequilibrio entre los niveles de Sodio y Potasio es uno de los factores importantes en la Hiper-tensión Arterial.

Ianina Kohon