El Mono de Fuego. El año 2016 corresponde según la Astrología China al Mono y al Elemento Fuego. Comienza el 8 de febrero de 2016 y termina el 27 de enero de 2017. Los años del mono incluyen 1920, 1932, 1944, 1956, 1968, 1980, 1992, 2004, 2016, y 2028.

El Mono es absolutamente diferente a la prudente Cabra del año 2015, es hiperactivo, imitador y con el elemento fuego que le acompaña, a veces algo mentiroso según le convenga. No le gustan los enfrentamientos directos, sí gusta de accionar dando rodeos y eligiendo su mejor momento y el de debilidad del contrincante.

Mono tiene una personalidad artística pero excéntrica, al mismo tiempo tiene una intuición muy desarrollada. Es caprichoso, muy a la suya y poco predecible, es muy difícil de adivinar lo que está pensando, por eso las acciones de Mono pueden cambiar dependiendo del estado de ánimo que puede ser alegre, bueno, malo o agresivo. Si algo es importante en este año, es que no debemos de entregarnos a la contemplación ni titubear o reflexionar demasiado nuestras respuestas.

La recomendación es tomarnos un tiempo de reflexión para establecer prioridades, proyectos y metas y así integrarnos a la corriente energética del Mono que llega impulsando y activando a toda velocidad. Si no tenemos las cosas resueltas, podemos sentirnos arrastrados por una ola gigante o quedarnos parados viendo cómo se alejan las oportunidades y tratando de asir un puñado de agua.

El Número Kua del año es el N°2, las Relaciones entre iguales, la conexión con la Realidad y la TIERRA, la Gran Madre de todos y la fuente de subsistencia donde hacemos pie y mantenemos el equilibrio en todos los planos. La Madre Tierra es una figura que muchas veces entendemos como permisiva, maternal y compasiva pero si vemos un poco más profundamente en las antiguas culturas se la consideraba como implacable, extremadamente fuerte, casi cruel al no priorizar las necesidades humanas por encima del resto, sino deber todo al equilibrio entre sus creaciones y mundos.

Esta es la energía Tierra, NIVELADORA, proporcional y objetiva, que ve el presente, considerando “lo que hay” y comenzando a descartar proyectos sin viabilidad o sin objetivos prácticos concretos. Uno de los temas focales del año va a ser la producción, la industria, la generación de recursos sustentables. Hay que prestar mucha atención a esta área que define otras circunstancias de la vida, como relaciones, gustos, placeres. Lo necesario se abre camino y quienes acudan a esta llamada y aporten energía les irá bien, a quienes planifiquen en exceso de manera teórica las oportunidades pueden pasarles por el costado.

En general, este año no se recomienda gastar dinero en algo que no le traerá ninguna perspectiva para el futuro, si se recomienda: invertir en lo productivo; cuidar la salud (especialmente el estrés y sus consecuencias); dedicar el tiempo al trabajo y al ocio sin abusar de ninguno; clarificar metas personales y desechar lo que no se necesita (es muy buen año para soltar “cargas”)

Así la sugerencia es: no se complique la vida en 2016, no aspire a posiciones de liderazgo, evite obstáculos y espinas; todo eso será muy difícil; con sus metas claras y cumpliendo con sus necesidades familiares y personales pase el año 2016 como un año especial, hermoso y único.

Irene L. Borgarello – Profesora de Feng Shui