Una adicción es algo que no podemos parar o dejar de hacer

Los seres humanos somos física y químicamente emocionales, cada vez que experimentamos una emoción producimos un químico determinado en nuestro cuerpo, hay  sustancias químicas  para la tristeza, la ira, la angustia, el dolor, la soledad  etc. Cuantas veces en nuestra vida nos decimos no vuelvo a comer desordenadamente, no vuelvo a fumar, no vuelvo a gritarle a mi hijo no vuelvo, no vuelvo…y nos encontramos repitiendo siempre las mismas cosas por no decir errores, ¿que nos hace estar atado a este ciclo de dolor y sufrimiento

“LA MENTE ADICTA”. Además de volvernos adictos a una sustancia química, también nos volvemos adictos a los químicos que segrega nuestro cuerpo cuando sentimos una emoción. El cerebro esta hecho de pequeñas células llamadas neuronas, estas tienen pequeñas ramas que se extienden y conectan con otras neuronas que forman lo que se llama la red neuronal. Si te enojas a diario, te frustras si sufres a diario vas creando esa relación con otras células nerviosas que forman una identidad y se va formando el habito o la adicción. El hipotálamo fabrica químicos para cada estado emocional que experimentamos cuando este químico llega a diferentes partes del cuerpo, cada célula de nuestro cuerpo acoge este químico y las células van creando memoria, cuando repetimos una acción constantemente. Por eso es que atraemos situaciones deseadas o no para saciar el apetito bioquímico de las células y cubrir esa necesidad química. Podemos cambiar esto  interrumpiendo el proceso de pensamiento que causa la repuesta química en el cuerpo y así interrumpir  el patrón adicto. El sistema de creencias crea los pensamientos y de los pensamientos surgen las emociones y las emociones crean químicos en el cuerpo  que pueden ser benéficos o perjudiciales para él.

Nuestro sistema de creencia afecta en cómo nos comportamos como actuamos y también afecta a nuestro nivel de vida.

“LA PROPIA CREENCIA ES LA MEDICINA MAS PODEROSA PARA EL CUERPO”

Es un sistema de sanación vibracional compuesta por códigos de luz que actúa limpiando y liberando  en nuestro cuerpo memorias impresas de dolor, soledad. Tristeza, etc. nada de lo que experimentamos queda exento de quedar grabado en nuestras células ya que en ellas esta grabado el programa completo de nuestra existencia, dentro de las memorias de las células están almacenadas todas la improntas conscientes e inconscientes de comportamientos improductivos, que no nos permiten sentirnos felices ni saludables, ni alcanzar nuestros objetivos ni despertar nuestro verdadero potencial.

Frecuencia Esmeralda trabaja  equilibrando, desbloqueando, reestructurando, conectando y creando conexiones en el cuerpo que trabajan a nivel físico, químico, eléctrico y magnético. Organizamos todos los sistemas y una vez listo introducimos códigos le luz que traen información del origen del ser humano, códigos que portan información de amor, misericordia, perdón, libertad, etc. de esta manera interrumpimos con una nueva información  el proceso de pensamiento que causa la repuesta química en el cuerpo y que nos hace estar adictos a la emoción que lo produce. Como consecuencia dejamos de atraer y crear situaciones dolorosas para calmar nuestra ansia bioquímica que producía dicha emoción.

Y comenzamos a experimentar un estado de paz, alegría, bienestar, salud y equilibrio en todas las áreas de nuestra vida.

Frecuencia esmeralda nos lleva a vivir en unidad.